fbpx

¿Eres De Mente Abierta O De Mente Cerrada? Descúbrelo Aquí

cerebro-con-la-mente-abierta-como el-universo

¿Qué significa, exactamente, tener una «mente abierta» o una «mente cerrada»?

Bien, no creo que exista ninguna definición exacta y objetiva sobre esto.

Pero todo el mundo concuerda con ciertas líneas generales que veremos en este artículo. Y lo que es más, tú ya sabes de forma intuitiva qué características tienen las personas de mente abierta y qué características tienen las personas de mente cerrada.

El propósito de este artículo es invitarte a reflexionar, para que evalúes en qué estado se encuentra tu mente, corrijas lo que no marcha bien, y, en definitiva, crezcas como persona 🙂

Una Mente Cerrada Paga Un Precio Muy Alto

Una mente cerrada es una mente que:

  • Se ofende si sus ideas son rechazadas o puestas en duda.
  • Minimiza a quien se equivoca.
  • Pero NUNCA reconoce que ella se equivoca…
  • Tiene oídos selectos para quienes confirman sus ideas, creencias y opiniones, pero hace caso omiso a quienes piensan diferente.
  • Se resiste al cambio, aún cuando sus modelo han quedado viejos y obsoletos.
  • En lugar de buscar la armonía, el entendimiento y las cosas que tenemos en común, se centra en tener la razón, luchar y en lo que nos hace diferentes. Dicho de otro modo, es una mente que en lugar de unir, separa.
  • Deriva su sentido de identidad de lo que sabe, de lo que tiene, de lo que ha conseguido, de su experiencia… y cuando esas (falsas) identidades son atacadas, se enfurece.
  • Continúa por el camino A porque ha invertido mucho en el camino A, ignorando las señales (sobre todo las internas) de que es momento de tomar el camino B.

Si te fijas en el factor común de los puntos anteriores, te darás cuenta de una cosa:

Una mente cerrada es una mente que sufre y que también hace sufrir a otros

Una Mente Abierta Gana (Y MUCHO)

Planta creciendo en una mente abierta

Estas son algunas de las maravillas que tiene albergar una mente abierta:

  • Aprendizaje exponencial. Porque una mente abierta está dispuesta a aprender de todos: del más viejo y del más joven, del más experimentado y del más novato, del similar y del diametralmente opuesto.
  • Tranquilidad. Porque no necesita sostener un estándar ante los demás ni defender su postura con garras y dientes.
  • Unión con las personas. Porque a diferencia de la mente cerrada, escucha a todos por igual, respeta a quienes son diferentes, y se centra en lo que nos hace iguales como seres humanos.
  • Apreciación por los demás. Porque es humilde y SÍ admite que se equivoca.
  • Desarrollo. Porque busca mejorarse cada día, corregir sus fallos, y abrirse al cambio (aunque ese cambio sea incierto).

En resumen:

Una mente abierta es una mente serena, que está en constante evolución, y que es capaz de conectar con otros a un nivel profundo.

Una Mente Abierta NO Necesariamente Da La Razón

Es necesario hacer esta aclaración, porque tener una mente abierta NO quiere decir aceptar TODO lo que dicen los demás.

Hay cosas que son incuestionables en la vida.

Algunas de ellas son siempre incuestionables; otras dependerán de la situación.

Cuando una persona rechaza alguna de esas cosas, tú sabes bien que se ha equivocado. Sin embargo, eso no quiere decir que tengas la mente cerrada; simplemente quiere decir que sabes que se ha equivocado. Sin más. Sin necesidad de estar de acuerdo. Sin rabias. Sin luchas. Sin hacerle ver que se ha equivocado. Y sobre todo: sin pensar ni por un momento que esa persona es inferior a ti por haberse equivocado 😉

Lo que determinará si tu mente es de verdad una mente abierta es lo que ocurra dentro de ti y cómo respondas cuando se te presente una situación de «confrontación entre mentes».

Te pongo un par de ejemplos para ilustrártelo:

Indicadores FALSOS De Una Mente Abierta

Primer ejemplo:

Alguien dice algo que concuerda con tu modelo mental en un 90%, pero difiere en un 10%. Pero ese 10% es tan pequeño e insignificante que lo aceptas sin darle mayor importancia.

¿Tienes una mente abierta?

Quizas… o quizás no 🙂

La respuesta la sabrás cuando esa persona invalide tu modelo mental por completo. Cuando le dé un giro de 180º y tus ideas se vean contra la espada y la pared.

¿Qué ocurre dentro de ti en ese momento?

¿Se te acelera la respiración, te irritas y ofendes, y busca defender tu postura?

¿O mantienes la calma, escuchas con atención y respecto, y no sientes la necesidad de defenderte?

Si te irritas y ofendes y quieres defenderte con la fuerza de un león, lo único que quiso decir haber aceptado ese 10% es que no supuso ningún esfuerzo para ti.

Pero cuando ese 10% pasó a ser un 90-100%, te diste cuenta de lo realmente «abierta» que era tu mente…

Segundo ejemplo:

2) Alguien desafía tus conocimientos, creencias, opiniones o experiencias, y tú, educadamente, guardas silencio.

¿Tienes una mente abierta?

Otra vez: quizás… o quizás no 🙂

Si detrás de tu silencio hay un corazón que late con fuerza, agitado por la incomodidad y la irritación, una lengua mordida por defenderse, y una voz que quiere atacar con furia… tu silencio no fue más que una máscara que ocultaba tu verdadero estado interno.

¿Y por qué ocurre esa alteración, ira y necesidad imperiosa de defenderse?

Porque la imagen que tenemos de nosotros mismos se ve afectada, y creemos que cuando nuestras ideas son contrariadas y nos demuestran que no tenemos la razón, una parte de nosotros ha sido disminuida.

(Cuando, por supuesto, nuestra verdadera identidad sigue intacta) 🙂

Te puede interesar: ¿Por Qué Queremos Tener SIEMPRE La Razón?

Por esto, es necesario mantenerse muy atento si creemos que tenemos una «mente abierta».

¿Por Qué Escribí Este Artículo?

Para invitarte a que mires dentro de ti, evalúes tu propia mente, veas el daño que puede causarte (y que puede causar a los demás) tener una mente cerrada, y descubras las maravillas y grandes oportunidades que brinda tener una mente abierta.

Si tu mente ya es una mente abierta, ¡felicidades! Vas por muy buen camino 🙂

Pero si no es tan abierta como pensabas… queda trabajo por hacer.

Puedes empezar poniendo atención en tu día a día y notar si las características de una mente cerrada (mencionadas arriba) siguen operando dentro de ti. Y, poco a poco, trabajar esos puntos.

Por supuesto, yo también miraré dentro de mí para evaluar el estado de mi mente.

Porque si tú abres tu mente y yo la mía, no habrá ninguna barrera que nos separe.

Y si TODOS en este mundo abrimos nuestras mentes, ¿qué tan maravilloso crees que podría llegar a ser ese mundo? 🙂

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Comenta

Sesiones Uno A Uno Para Ayudarte A Vivir Mejor

Hablemos de tú a tú y permíteme ayudarte :)
Primera sesión gratis ;)