Cómo Planificar El Futuro Viviendo En El Presente

Camino de rocas. Cómo planificar el futuro viviendo en el presente

Muchas personas piensan, piensan y piensan continuamente en el futuro.

Se ahogan en pensamientos que les producen estrés, ansiedad y miedo.

Y no se dan cuenta…

Porque no están en el momento presente.

Pero aunque parezca una paradoja, se puede pensar en el futuro estando completamente en el momento presente.

Y en este artículo, quiero enseñarte justo a eso:

Cómo planificar tu futuro viviendo en el presente, cómo no dejarte llevar por tus pensamientos, y cómo usar tu mente de forma consciente, sin estrés, ansiedad ni miedo.

Veamos 👀

Tabla de Contenidos

Cómo Planificar De Forma Consciente En 7 Pasos

7 Pasos Para Una Planificación Consciente

Sea preparar un proyecto para tu trabajo, diseñar un plan de acción para conseguir un objetivo, o simplemente organizar una reunión entre amigos, es importante hacerlo de forma consciente.

Consciente aquí quiere decir: con la atención en el momento presente.

De lo contrario, tu mente puede generar pensamientos negativos de forma automática que, a su vez, te generarán emociones negativas.

Para evitar que esto te ocurra, sigue estos 7 pasos para planificar de forma consciente.

(Nota: estos pasos no constituyen el proceso de planificación en sí, como hacer un listado de las tareas que son necesarias, estimar el tiempo que llevará completar cada tarea o apuntar esas tareas en una agenda o calendario para tenerlas a la vista. Más bien, estos pasos están diseñados para usarse al compás de una planificación tradicional).

Empecemos con el paso #1:

1. Detente

Antes de hacer cualquier cosa (cualquier cosa), detente.

Olvida todos tus problemas, deja de pensar sobre el pasado y el futuro, y céntrate en este momento.

Pensar sobre tus problemas, muy probablemente, solo hará que te preocupes y que te sientas mal, y no resolverá nada.

Cuando sea el momento de pensar sobre tus problemas, será el momento de pensar sobre tus problemas.

¿No sabes cómo centrarte en el momento presente?

En este artículo, te explico algunas técnicas: Técnicas De Relajación Y Meditación Para Vivir En El Momento Presente 🙂

Sin embargo, volver al momento presente puede ser algo tan simple como tomar unas respiraciones profundas, prestar atención a tu alrededor, o cerrar los ojos y sentir tu cuerpo.

Detenerte no tiene por qué llevarte demasiado tiempo: tan solo 3-5 segundos pueden bastar para centrarte y devolverte al momento presente. Si quieres alargarlo (a varios segundos o minutos), perfecto; pero no es absolutamente necesario.

Lo importante es que te pares un momento.

Si lo haces:

Empezarás a experimentar un estado de calma muy agradable que te hará disfrutar más del proceso de planificación y, además, ganarás claridad mental y tu mente empezará a funcionar mucho mejor.

Solo tienes que probarlo 😉

Así que, antes de que hagas cualquier cosa, detente.

2. Haz UNA Tarea A La Vez

El segundo paso para una planificación consciente es poner toda tu atención en el proceso de planificación.

Evita ir con prisas y querer pasar a lo siguiente cuando aún no has acabado lo que estás haciendo ahora mismo. Si el plan que estás haciendo requiere de 20 pasos y cuando vas por el paso 3 ya quieres estar en el 17, no estás planificando de forma consciente.

Cuando haces una sola cosa a la vez, hay serenidad y poder en lo que haces.

Así que empieza una tarea, dedícale toda tu atención, acábala, y luego pasa a la siguiente tarea.

Y así sucesivamente.

Verás que esto es mucho más efectivo que la “multitarea” (que, en realidad, no somos capaces de hacer por mucho que se hable de ello) 🙂

Te puede interesar: El Poder De La Atención (cómo hacer una sola cosa a la vez).

3. Olvídate Del Resultado Final

Una de las cosas que más nos saca del momento presente es pensar sobre el resultado final de lo que queremos conseguir.

Solemos tratar las cosas, las situaciones e incluso a las personas como un medio para un fin, y no como un fin en sí mismas.

¿Alguna vez hiciste cardio y quisiste acabar tu sesión cuando apenas llevabas unos minutos?

Te puedo asegurar con un 99% de probabilidad que no disfrutaste de tu sesión de cardio.

Porque no estabas en el momento presente, sino pensando en el resultado final (cumplir con los minutos que tenías pensado, quemar un cierto número de calorías, etc.)

¿Alguna vez hiciste cardio y no te diste cuenta de qué tan rápido se pasó el tiempo?

Te puedo asegurar con un 99,9% de probabilidad que disfrutaste de tu sesión de cardio.

Porque estabas en el momento presente 🙂

Por eso, no permitas que tu mente sabotee el disfrute del proceso de planificación absorbiendo toda o casi toda tu atención en el resultado final (por ejemplo, pensando en acabar ya de hacer el plan).

Si necesitas tener en mente el resultado final por fines prácticos (enfocar el proceso de planificación y generar ideas, por ejemplo), perfecto, pero evita que tu pensamiento se ahogue en proyecciones futuras que no tienen ningún propósito útil para tu proceso de planificación.

Aumentarás tu efectividad, experimentarás emociones positivas en lugar de negativas, y las cosas te saldrán mejor.

4. Disfruta

Eso es: disfruta.

A veces se nos olvida disfrutar de lo que hacemos.

Otras veces, pensamos que no podemos disfrutar de las cosas porque son aburridas, tediosas o incómodas de alguna manera.

Pero si nos centramos profundamente en una tarea, poniendo toda nuestra atención y cuidado en ella, podemos sorprendernos al disfrutar de algo que creíamos imposible de disfrutar.

Así que relájate, sumérgete en el momento presente, y disfruta de lo que estás haciendo ahora mismo.

5. Si No Puedes Disfrutar, Acepta

La realidad es que: no siempre podrás disfrutar de las cosas que hagas.

Por ejemplo, porque tengas que planear algo que no te hace demasiada ilusión planear.

Cuando eso te ocurra, acéptalo 🙂

Si lo aceptas de verdad, no disfrutarás, pero habrá paz en ti.

La carga no será tan pesada y sufrirás menos (o nada en absoluto).

Cuando a pesar de hacer algo que no quieres hacer, eres capaz de estar en paz, estás presente.

¿No sabes cómo aceptar las cosas completamente?

Lee el paso #3 de este artículo: Cómo Hacer Lo Que Debes Hacer Cuando NO Quieres Hacerlo

6. Si Algo No Salió Como Esperabas, Adáptate Enseguida

Quizás no encontraste la información que estabas buscando, o te surgió un problema inesperado, o te quedaste atascado/a en un punto y no sabes cómo seguir…

No pierdas tiempo y adáptate enseguida a la nueva situación.

Si te quejas y lamentas porque algo no salió como esperabas, ¿qué pueden arreglar tus quejas y lamentos?

Exacto: nada.

Quejarse y resistirse a lo que es inevitable (que algo no salió como esperabas) es un gasto tremendo de energía y paz mental.

En su lugar, dale la bienvenida al nuevo estado de realidad que la vida te está presentando ahora mismo (con todas sus dificultades) y toma las acciones que sean necesarias.

Practica la aceptación.

Aceptar que las cosas no salieron como querías te ahorrará un gasto enorme de energía, recursos mentales y paz mental, y te pondrá en una mejor posición para afrontar los problemas que se te presentan.

7. Cada Cierto Tiempo, Vuelve Al Paso #1

Seguir planeando y usando tu mente sin parar puede hacerte perder la calma, la atención y tu efectividad.

Y sacarte del momento presente…

Cuando sientas que esto te ocurre (que tu mente se ha ido demasiado lejos, al futuro), detente otra vez: respira profundamente, mira al cielo, presta atención a lo que escuchas… lo que sea que funcione para ti.

Después, retoma tu planificación.

Volverás a un estado de calma y recuperarás claridad mental y facultades tan importantes como la creatividad.

Otra vez, solo tienes que probarlo 🙂

La Importancia De Dejar De Planificar

Hay un último paso importante sobre la planificación consciente.

No lo incluí dentro de los pasos anteriores porque no entra dentro del proceso de planificación en sí, sino después.

Y ese paso es:

Cuando acabes con la planificación, déjala.

Después de usar tu mente para hacer planes en el futuro, vuelve al momento presente.

Si te quedas dándole vueltas a lo que estabas haciendo, tu mente te atrapará en el pasado o en el futuro y, muy probablemente, también en emociones negativas.

Presta atención la próxima vez que hayas “acabado” de hacer algo y te quedes dándole vueltas en tu cabeza: verás que no se siente nada bien.

Por tanto, es importante que observes cuando te hayas quedado pensando en el pasado o en el futuro sin ningún sentido, veas la inutilidad que es que tu mente siga activa “sin tu permiso”, y vuelvas inmediatamente al momento presente.

El Futuro Solo Existe En La Mente

El futuro solo existe en la mente

Si observas bien, el futuro no es más que una construcción mental que no existe “fuera”, sino “dentro”.

Cuando el futuro llega, siempre llega como el momento presente, no como el “futuro”.

¿Lo ves? 🙂

Parece trivial decirlo, pero nos pasamos toda la vida viviendo como si pudiéramos experimentar el pasado o el futuro.

Podemos pensar sobre el pasado o el futuro y experimentar emociones relacionadas con ellos, sí, pero, en último término, el pasado y el futuro no son tan reales como el momento presente.

Entonces… si el futuro solo existe en nuestra mente, ¿cómo es posible planificar el futuro viviendo en el presente?

Verás, cuando planificas el futuro, imaginas ese futuro en tu mente, es cierto. Estás usando la maravilla que es tu mente para crear proyecciones futuras e imaginar escenarios que aún no han ocurrido (¿no es fantástico? 🙃)

Sin embargo…

El proceso de planificación en sí ocurre en el momento presente: aquí y ahora.

El problema con esta capacidad de nuestra mente de proyectar cosas en el futuro es que:

  1. Terminamos creyéndonos lo que imaginamos como si fuese real cuando, en último término, no lo es.
  2. Los escenarios que solemos imaginar son negativos y esto, en consecuencia, nos produce emociones negativas.
  3. La mente tiene una especie de “inercia” que roba nuestra atención y nos hace pensar sobre el futuro cuando no queremos pensar sobre el futuro. Es decir, nos cuesta pararla y nos quedamos atrapados en nuestros pensamientos.

Por eso, es importante saber usar el futuro de forma práctica, manteniendo la atención focalizada en el momento presente y dejando de pensar cuando no necesitamos pensar.

En otras palabras: usar la mente con sabiduría y solo cuando necesitamos usarla.

Conclusión

Los seres humanos poseemos una herramienta extremadamente poderosa: la mente.

Saber usarla bien (de forma consciente) es clave para vivir bien, en paz y felices (además de ofrecernos unos “extras” como mayor claridad mental, efectividad y creatividad).

Pensar sobre el futuro, igual que pensar sobre el pasado, puede ser muy útil. Por ejemplo, para hacer planes y organizar cosas o para aprender de errores que cometimos en el pasado.

Pero es importante darse cuenta cuando la mente empieza a “ir sola” y a arrastrarnos a un pasado o a un futuro en los que no queremos estar.

En conclusión: ¿Cómo usar bien el “futuro”?

Usando bien el presente 🙂

“The power for creating a better future is contained in the present moment: You create a good future by creating a good present” – Eckhart Tolle.

Suscríbete de forma completamente gratuita para:

  • Entender y calmar tu mente.
  • Gestionar tus pensamientos y emociones.
  • Encontrar quietud y paz interior.
  • Vivir mejor y de forma consciente.
Carlos_Azuaje

Suscríbete para:

Carlos_Azuaje
  • Entender y calmar tu mente.
  • Gestionar tus pensamientos y emociones.
  • Encontrar quietud y paz interior.
  • Vivir mejor y de forma consciente.

Comparte Este Artículo:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin

Deja Un Comentario:

Más Artículos Interesantes Para Ti:

escuchar voces en la cabeza

La Voz En La Cabeza

Descubre qué significa escuchar voces en la cabeza, de dónde vienen esas voces, y qué puedes hacer para volver a sentir la paz que un día perdiste.

Leer Más 📚